Diez directores cuyas carreras llegaron a la cima demasiado rápido

Tener éxito profesional desde un principio puede ser tanto una bendición como una maldición, sobre todo para los directores de cine. Muchos de ellos, por una razón u otra, han hecho sus mejores películas apenas iniciaban sus carreras. Una vez que las varas se fijaron tan altas, puede ser muy difícil mantener un nivel consistente de calidad, ya que el éxito y la innovación vienen con expectativas ridículamente elevadas. A veces, un director tratará de replicar su éxito anterior e intentará hacer lo mismo en una película posterior, pero por lo general termina quedándose corto. En otras ocasiones, un director puede tan sólo haber perdido la pasión o transitar su camino y que su obra posterior sea inevitablemente inferior a la anterior. Cada productor de cine crea un fracaso de vez en cuando, pero por alguna razón, los siguientes diez directores han alcanzado la cima demasiado rápido en sus carreras:

10. Peter Jackson

No es fácil tener a Jackson en esta lista, ya que su trilogía del Señor de los Anillos es uno de los mayores logros en la historia del cine y le ha asegurado un lugar en el escalón superior de los directores. Por desgracia, la vara extremadamente elevada que fijó la trilogía ha hecho que sea muy difícil que las películas más recientes de Jackson tengan alguna esperanza de igualarla. Jackson hizo una gran película de King Kong (2005), la cual se asemejaba al nivel de El Señor de los Anillos, debido a que era una maravilla a nivel visual en el momento de su lanzamiento. Recientemente, sin embargo, Jackson ha tropezado un poco con su carrera. Su adaptación de la popular novela “Desde mi cielo” era apenas buena y sus películas de El Hobbit hasta ahora no han estado ni de cerca de la calidad del puntazo inicial de Jackson en el mundo de fantasía de Tolkien. Afortunadamente, este director todavía es relativamente joven y tiene bastante tiempo como para posicionarse de vuelta en la pista.

Featureflash / Shutterstock.com

9. Ridley Scott

Ridley Scott sigue siendo un director vibrante e interesante en el cine moderno, pero es difícil discutir que su producción más reciente es mediocre en comparación con su anterior trabajo. Dirigió 2 de las mejores películas de ciencia ficción más influyentes, Alien en 1979 y Blade Runner en 1982. Estas películas son obras maestras y le han asegurado el lugar a Scott como uno de los grandes del cine; sin embargo, sus esfuerzos más recientes han dejado mucho que desear. Es cierto que la década del 2000 fue de gran ayuda para el director británico – El Gladiador (2000) es un clásico moderno que ganó el codiciado premio a la Mejor Película, y La Caída del Halcón Negro (2001) es una de las mejores películas de guerra que se han hecho. Desafortunadamente, Prometeo, el regreso de Ridley a la franquicia de Aliens, fue decepcionante y el año pasado El Consejero no tuvo buenos resultados con los críticos o con el público. La siguiente película de Scott es Éxodo: Dioses y Reyes, una recreación de la historia de Moisés, la que con suerte será un retorno al éxito para el veterano director.

Featureflash / Shutterstock.com

8. Francis Ford Coppola

Es de conocimiento común que Francis Ford Coppola dirigió tres de las películas más importantes de la historia del cine en la década de 1970 (El Padrino parte 1 y 2, y Apocalypse Now). Por desgracia, no es fácil nombrar muchas otras películas significativas que haya hecho desde entonces. La última película reconocida de Coppola es The Rainmaker de 1997, una buena película que ya tiene casi 2 décadas de antigüedad, lo que significa, a todas luces, que Coppola no ha sido un cineasta relevante en casi 20 años. Por supuesto, todavía ha hecho buenas películas en el ínterin, pero el problema es simplemente que Coppola lanzó una serie de películas a principios de su carrera que tuvieron tanto éxito que han eclipsado al resto. Por supuesto, hay cosas peores que ser recordado sólo por dirigir El Padrino, una de las mejores películas jamás hechas.

Featureflash / Shutterstock.com

7. Kevin Smith

Un predilecto del cine independiente que irrumpió en la escena con su primera película Clerks, una historia de bajo presupuesto sobre holgazanes en la que Smith le otorgó un papel a sus amigos, y fue filmada con cámaras de seguridad de una tienda. A lo largo de los años 90, Smith era el portavoz de una generación de genios del cine, pero a mediados de la década del 2000, su estrella había comenzado a menguar. Fracasó con Jersey girl en 2004, una comedia romántica familiar protagonizada por Ben Affleck y Jennifer López en la cima de su popularidad y sobresaturación. Smith hizo una excelente secuela de Clerks en 2006, pero fuera de eso, ha sido más conocido por fracasos y decepciones durante el nuevo milenio. Sigue siendo una voz importante y franca en la cultura cinematográfica de hoy pero, por desgracia, nunca ha sido capaz de alcanzar los altos estándares marcados por sus primeras películas.

Helga Esteb / Shutterstock.com

6. Robert Rodríguez

Probablemente el director de cine más famoso de México y de Estados Unidos que se encuentra trabajando hoy en día, Rodríguez es un director estilístico conocido por su amor a los efectos especiales. Un colaborador frecuente de su colega independiente Quentin Tarantino, Rodríguez comenzó su carrera como director financiando su primera película El mariachi (1992) gracias a un voluntario para estudios experimentales de drogas. A lo largo de los años 90 y principios del 2000, Rodríguez dirigió una serie de películas que fueron populares entre los críticos y el público por igual, entre ellas se incluye la película con influencia occidental de vampiros Del crepúsculo al amanecer (1996), las sagas familiares de Spy Kids, y la película del cómic con impresionantes efectos ópticos La ciudad del pecado (2005). Desafortunadamente, después de La ciudad el pecado, Rodríguez ha vuelto a hacer películas que imitan demasiado su trabajo anterior, lo cual lo hace parecer como si hubiera perdido un poco la originalidad que lo hizo tan popular al principio. Recientemente, Rodríguez colaboró ​​de nuevo con el escritor Frank Miller para La ciudad del pecado: una mujer para matar o morir, que según la mayoría es una película poco inspirada e innecesaria.

Featureflash / Shutterstock.com

5. George Lucas

La cultura popular tiene una tremenda deuda con George Lucas. El hombre creó La Guerra de las Galaxias, que esencialmente dio lugar al taquillero cine moderno y a la cultura nerd como un todo. Por desgracia, la grandeza terminó prácticamente allí, al menos en lo que a dirigir respecta, ya que la original de La Guerra de las Galaxias es, en realidad, la última gran película que Lucas dirigió. Ha tenido un tremendo éxito como productor y como hombre de negocios, pero después de este gran éxito, Lucas se tomó un descanso de 22 años en sus labores como director hasta 1999, cuando lanzó La Guerra de las Galaxias Episodio 1: La Amenaza Fantasma, una película denostada por la mayoría de los fans y críticos. George Lucas siempre seguirá siendo un director importante, pero su producción en la dirección alcanzó su punto máximo demasiado pronto como para tratarse de un hombre con tanta imaginación. Al escribir estas líneas, George Lucas está retirado de la dirección de películas, lo que hace que la buena, pero no espectacular Guerra de las Galaxias Episodio III: La Venganza de los Sith (2005), sea su última película dirigida.

Featureflash / Shutterstock.com

4. Michael Bay

Michael Bay es profunda y constantemente atacado por la crítica y por los fanáticos por igual por hacer películas tontas y altisonantes pero, aunque no lo crea, hubo un tiempo en que Bay hizo buenas películas de acción. Sus primeras tres, Dos Policías Rebeldes (1995), La Roca (1996) y Armageddon (1998), son algunas de las mejores películas de acción de los años 90. Digan lo que quieran acerca de su mediocre capacidad para contar historias coherentes, pero Bay tiene un estilo visual distinto en su cine que, combinado con un guión decente, puede dar lugar a una película muy entretenida. Por desgracia, después de esas tres primeras películas, Bay se puso a hacer películas cada vez más tontas y obtuvo así rendimientos decrecientes con cada proyecto subsecuente. Llegó al máximo de lo terrible este año, con la dirección de la pésima Transformers 4: La Era de la Extinción y con la producción del regreso de las Tortugas Ninja, otro desastre de película. Es cada vez más improbable que Bay vuelva a recuperar la inspiración que tuvo al principio.

s_bukley / Shutterstock.com

3. Tim Burton

Si algún director ha deteriorado su estilo de filmación, de seguro es Tim Burton. Conocido por su uso de una estética gótica única, Burton comenzó su carrera dirigiendo algunas de las películas más famosas y queridas de finales de los 80 y principios de los 90, entre los que se incluyen Beetlejuice (1988), Batman (1989), y El Joven Manos de Tijera (1990). Burton fue consistente hasta El Gran Pez, de 2003, que probablemente ha sido su última gran película. Desafortunadamente, Burton ha convertido su estilo de filmación en una marca, lo que da un golpe a la originalidad y al corazón en el proceso. Su mayor problema ha sido su obsesión con seleccionar continuamente a su esposa Helena Bonham Carter y a su amigo Johnny Depp para papeles principales en sus películas; esto hace que todas se vean parecidas y estancadas. Si algún director necesita una revisión en su proceso de filmación, sin dudas es Tim Burton.

s_bukley / Shutterstock.com

2. M. Night Shyamalan

Conocido por su uso frecuente de giros en las tramas, M. Night Shyamalan emergió en la escena cinematográfica con Sexto Sentido (1999), un thriller sobrenatural que ha pasado a convertirse en un clásico moderno. Luego de esa película, hizo El Protegido (2000) y Señales (2002), que fueron ambas muy buenas y aparentemente señalaban a Shyamalan como uno de los mejores talentos emergentes en el cine de la época. Desafortunadamente, después de La Aldea, del año 2004, Shyamalan entró en un círculo vicioso de películas cada vez peores, que culminó con el trío ridículamente malo de El Fin de los Tiempos (2008), El último maestro del aire (2010) y Después de la Tierra (2013). Hubo un tiempo en el que el nombre de Shyamalan unido a una película era una buena publicidad, pero ahora el público sólo lo asocia con fracasos.

Everett Collection / Shutterstock.com

1. John Singleton

A diferencia de todos los demás directores de esta lista, John Singleton ha hecho verdaderamente sólo una gran película, Los dueños de la calle; su debut fue en 1991 y se trata de un relato de ficción sobre la escena de pandillas de Los Ángeles, protagonizada por Cuba Gooding Jr. y Ice Cube. Singleton hizo esa película cuando tenía sólo 24 años, una hazaña impresionante para un director tan joven. Por desgracia, ese comienzo prometedor se ha desvanecido hace mucho, ya que Singleton se ha sumido en malos proyectos desde entonces. Lo más cerca que estuvo de otra buena película es Cuatro Hermanos, de 2005, pero no nos compensa la pésima factura de Más Rápido y Más Furioso (ampliamente considerada como la peor película de la popular franquicia Rápido y Furioso) e Identidad Secreta, de 2011, una película protagonizada por Taylor Lautner que tuvo el inesperado efecto de derribar la carrera del actor con ella.

Featureflash / Shutterstock.com
Avatar

Mike McAninch

X