Siete ex mega estrellas que perdieron su encanto

A algunas mega estrellas del pasado no les está yendo muy bien en las taquillas. Si bien estuvieron muchos años en la cima, esas buenas épocas quedaron en el olvido. La realidad ha cambiado y las nuevas celebridades se encargan de ocupar las sillas vacías. Para lograr que sus carreras sigan en pie, los más experimentados se ven obligados a aceptar los roles secundarios que los jóvenes descartan. Hemos hecho una lista de siete mega estrellas que han perdido ese encanto que tanto cautivaba a las masas. ¡Siga leyendo y descubra quiénes son!

7. Mel Gibson

Allá por los años 80 y 90, todo lo que Mel Gibson tocaba se convertía oro para las taquillas. Se adueñó de la franquicia “Arma mortal”, un éxito mundial, y de “Corazón valiente”; que le significó un Golden Globe y un premio de la Academia a Mejor Director. No nos olvidemos de “La pasión de Cristo”, un éxito comercial que recaudó más de $600 millones mientras estuvo en cartelera.

Por desgracia, la carrera de Gibson se vino en picada cuando las denuncias de sus supuestos comentarios antisemitas salieron a la luz. Las cosas se pusieron todavía más feas para Gibson con las denuncias de acoso sexual y la orden de alejamiento emitidas por su ex novia Oksana Grigorieva. Al poco tiempo comenzó a circular un audio en el que el actor denigraba totalmente a la joven. Como resultado, su reputación se fue al tacho. Una de las últimas películas que protagonizó fue “El castor” y fue un verdadero fracaso, ya que apenas alcanzó los $6,4 millones en las taquillas. Los directores no estaban para nada contentos con los resultados; los costes de producción superaron los $20 millones.

6. Demi Moore

Demi Moore era una de las actrices de mayor convocatoria en la década de los 90. Se lanzó al estrellato con su personaje en la película “Ghost”, que recaudó más de $505 millones y se convirtió en la más taquillera de 1990. “Cuestión de honor”, “Propuesta indecente” y “Acoso”, todos éxitos cinematográficos, construyeron su camino a la fama. Por su participación en “Striptease” la actriz recibió la increíble suma de $12,5 millones; aunque resultó ser todo un fracaso tanto para los críticos como a nivel comercial. Su próximo proyecto, “G.I. Jane” tuvo un poco más de suerte aunque las ganancias apenas superaron los costes de producción.

Para esta época, Moore ya tenía fama de ser bastante exigente. Durante el rodaje de “G.I. Jane” les pidió a los jefes de estudio que alquilaran dos aviones privados para su entorno privado; no hace falta hacer más comentarios acerca de sus caprichos de diva. Desde los 90, su carrera se ha estancado bastante y las posibilidades de que la situación se revierta son escasas.

5. John Travolta

John Travolta fue la sensación de los años 70; sin embargo, en la década de los 80 su carrera estaba comenzando a decaer. Logró repuntar en los 90 gracias a su papel protagónico en “Tiempos violentos”. Obtuvo una nominación por parte de la Academia y después de eso, no paraban de lloverle ofertas laborales. Formaba parte del círculo privilegiado de Hollywood aunque, por desgracia, lo bueno dura poco. El nuevo milenio llegó sin éxitos de taquilla ni nominaciones a los Oscar. En cambio, sólo recibió un premio Razzie por su actuación mediocre en la película “Campo de batalla”.

Por muchos años, la vida profesional de Travolta no tuvo grandes sobresaltos. No ha estado involucrado en ningún proyecto cinematográfico importante y los detalles sórdidos de su vida privada ya no son noticia. Su último logro destacado vino de la mano de “Hairspray”; no obstante, había miles de celebridades importantes en el elenco, por eso tuvo tan buenos resultados. La última vez que tuvo un rol protagónico fue en “Dos canguros muy maduros”. Las críticas fueron pésimas y Travolta sumó otra nominación a los Razzie a su historial de fracasos.

4. Julia Roberts

Por muchos años, Julia Roberts era una de las actrices más convocantes de Hollywood. Las mujeres querían ser como ella y los hombres se morían por estar con ella. Además, era increíblemente talentosa. Obtuvo cuatro nominaciones en total a los premios de la Academia y ganó uno por su papel en “Erin Brockovick”. Desde el momento en el que decidió retirarse por cinco años para dedicarse a su familia, su habilidad de desbordar las taquillas se vio muy comprometida. Muchos sostienen que esto se debe a que Roberts siempre apuesta por las comedias románticas y ese género realmente está colapsado.

Creemos que su reinado en las taquillas ha llegado a su fin. Su última comedia romántica, “Larry Crowne”, no superó las expectativas y recibió críticas muy negativas por parte de los críticos. Curiosamente, un estudio reveló que el 71% de la audiencia tenía más de 71 años de edad. Esto nos da la pauta de que los seguidores de la bella Julia son bastante maduros y nos aterra pensar que se quedará un poco sola cuando ellos se hayan ido.

3. Eddie Murphy

Eddie Murphy solía ser sinónimo de éxito. Logró construir una carrera exitosa por sus propios medios en los años 80 como actor de comedias y gracias a películas como “De mendigo a millonario”, “Un detective suelto en Hollywood” y “El profesor chiflado”. Algunos todavía lo consideran una joya de Hollywood; sin embargo, no se lo considera parte de la elite y muchos creen que hasta está sobrevalorado. Más allá de su colaboración en la comedia animada “Shrek” y en sus secuelas, hace tiempo que no cumple con las expectativas y aún así exige demasiado. Pide que le paguen $20 millones por película, como en el auge de su carrera, más un porcentaje del total.

En 2012, Murphy encabezó la lista de Forbes de los actores de Hollywood con salarios más altos. “Tripulación” y “Mi papá y nuestro mundo fantástico” fracasaron en las taquillas y su vuelta a la pantalla grande con “Robo en las alturas” apenas recaudó $125 millones con un presupuesto de $75 millones. Está claro que ha perdido el encanto.

2. Adam Sandler

En un momento, Adam Sandler era un as de las taquillas. Sus películas han llegado a recaudar más de $2 millones; sin embargo, últimamente las cosas no andan muy bien en la vida profesional del carismático actor. Películas prometedoras como “Ese es mi hijo”, “Jack y Jill” y “Luna de miel en familia” resultaron ser un fracaso. “Ese es mi hijo” ni siquiera pudo cubrir los gastos de producción mientras que “Jack y Jill” apenas rozaron los $150 millones. El rodaje costó $80 millones, por lo que el monto restante fue a parar al bolsillo de Sony. “Luna de miel en familia” fue una de las peores decisiones de Sandler. Los críticos la destruyeron y apenas logró $14.284.031 en su fin de semana de estreno.

Más allá de los deslices, el protagonista de “Happy Gilmore” sigue exigiendo más de $15 millones por película. En cuanto al año 2014, Forbes lo declaró el actor más sobrevalorado de Hollywood por segundo año consecutivo.

1. Johnny Depp

Johnny Depp solía ser un peso pesado de Hollywood. Si un productor lo contrataba, sabía que iba a ganar dinero; sin embargo, las cosas han cambiado un poco en estos últimos años. Además de “Piratas del Caribe” no ha protagonizado ningún éxito. “Diario de un seductor”, “Sombras tenebrosas”, “El llanero solitario” y “Trascendencia” fracasaron rotundamente. Depp ya no se toma con la misma seriedad que antes sus proyectos actorales. Es eso o no sabe elegir bien.

Aunque al galán parece no importarle si su película es buena o no, creemos que a los que le firman esos cheques con tantos ceros sí. Su última aparición en la pantalla grande fue en “Mordecai” y por ella recibió abucheos por parte de las taquillas y de los críticos; además lo ayudó a posicionarse en la lista Forbes de los artistas más sobrevalorados de 2014. En algún momento, Depp dijo que estaba considerando retirarse del mundo de la actuación y creemos que ahora es el momento perfecto para concretar sus planes.

X