Siete celebridades que nunca sonríen

A muchas celebridades de Hollywood les cuesta bastante sonreír. No conocemos la verdadera razón– ¡sus dentaduras son perfectas! Todas las estrellas de nuestra lista tienen sonrisas envidiables pero, al parecer, no les agrada compartirlas con el mundo. Algunas se niegan porque odian a los paparazis, otras tienen miedo de arrugarse y están aquellos que se avergüenzan de mostrar sus perlas porque alguna vez fueron víctimas de las críticas. Creemos que ya es hora de dejar atrás los complejos y las rabietas y de empezar a verse más alegres en la alfombra roja. No hay nada peor que desaprovechar una sonrisa perfecta, ¡sino pregúnteles a estos siete famosos!

7. Uma Thurman

Uma Thurman es una de las que no sonríe en la alfombra roja. Según ella, esto se debe a que de niña se burlaban de su sonrisa. “A los 10 años, alguien me dijo que mi sonrisa era fea,” le contó a The Daily Mail. “Así que pasé toda mi juventud sin mostrar mis dientes al sonreír. ¿Qué pueden hacer ustedes al respecto?”

Además, la estrella de “Kill Bill” aseguró que quiere adecuarse a su edad. “Todos perdemos nuestros encantos al envejecer y la belleza de la gente mayor es muy distinta a la de los más jóvenes,” comentó. “Sí que te ves bien al madurar, pero ya no tienes 12…y si quisiera verte de esa manera, resultaría bastante extraño,” explicó. Esto surge como consecuencia de las críticas que recibió al aparecer con un rostro totalmente diferente en la presentación de su nuevo show “The Slap.” Más tarde confesó que el maquillaje fue lo que la hizo ver tan distinta.

Helga Esteb / Shutterstock.com

6. Kristen Stewart

Kristen Stewart no es de esas que sonríen por sonreír, especialmente si los paparazis la acechan. “Siento que si alguna vez posara para un paparazzi — esto no quiere decir que vaya a hacerlo — la gente profanaría mi imagen,” comentó la actriz en la revista Elle. “Comenzarían a decir que soy una más del montón, que los he traicionado. Bien. ¿Qué quieren entonces?”

No sólo odia sonreírles a los paparazis. En la alfombra roja sólo frunce el ceño y muestra su vestido. Tiene una especie de amor-odio con la fama. Ama los papeles que obtiene en las películas y los cheques con muchos ceros que vienen con ellas, pero detesta ser el centro de atención. Pensamos que es un poco tímida y, a su vez, bastante extraña.

Tinseltown / Shutterstock.com

5. Leonardo DiCaprio

Leonardo DiCaprio tiene una sonrisa adorable — pero odia lucirla en cámara por culpa de los paparazis. “Quiero aclarar esta situación. He escuchado a mucha gente decir que ‘al esconderme, parezco desagradecido.’ El simple hecho de que estos —utilizaré la palabra ‘oportunistas’ — exploten mi imagen para llenarse de dinero me convierte en un antipático. No me gusta la forma en que se manejan estas personas. Son irrespetuosos y hasta peligrosos. La razón por la que no poso para ellos ni sonrío o me muestro poco simpático es que no quiero que se aprovechen de mi vida privada,” aseguró el galán de “Titanic”.

DiCaprio no volverá a mostrar su dentadura en la alfombra roja. Nos da la impresión de que odia a los fotógrafos en general. No importa que sean paparazis o fotógrafos de compañías, simplemente no sonreirá.

Joe Seer / Shutterstock.com

4. Mary-Kate y Ashley Olsen

Cuando eran más pequeñas, las mellizas Mary-Kate y Ashley Olsen sonreían todo el tiempo y se veían muy adorables cuando lo hacían. Al convertirse en adultas dejaron de ser tan simpáticas. Primero, dejaron de sonreírles a los paparazis y luego, dejaron de sonreír en la alfombra roja. De hecho, se las ve bastante amargadas últimamente y eso que tienen miles de motivos para ser felices.

En 2007, Mary Kate le explicó a Entertainment Weekly por qué nunca sonreía en las fotografías. “No me gusta que me saquen fotos. Sólo estoy de acuerdo con que lo hagan en los eventos importantes o en las producciones fotográficas. Por eso cada vez que me cruzo con un paparazzi, cubro mi rostro y ese es motivo suficiente para que me clasifiquen como ‘la egoísta que nunca sonríe’,” afirma la rubia. Pensábamos que se trataba sólo de una fase, pero estas dos mini-magnates se han acostumbrado a ocultar la dentadura.

Everett Collection / Shutterstock.com

3. Kim Kardashian

Kim Kardashian es una de las celebridades más vanidosas que existen. Se ha estado aplicando bótox y relleno durante años. Le teme tanto a envejecer como su hija al hombre de la bolsa o del saco. Se la ve muy desdichada desde que sale con Kanye West. Ya no sonríe en la alfombra roja ni frente a los paparazis. Según ella, es porque “sonreír saca arrugas.”

En una publicación en Instagram, la estrella de los reality shows fastidió a sus seguidores al postear una fotografía en la que se muestra muy sonriente junto a su amigo. “¿Ven? Sí que sonrío…y hasta me río cuando es necesario. No lo hago tan seguido porque mi rostro se arruga @shammaurice,” escribió. No sé por qué se preocupa tanto. Con tanto bótox y relleno, su rostro nunca jamás envejecerá.

Helga Esteb / Shutterstock.com

2. Victoria Beckham

Victoria Beckham es la envidia de todos. Después de abandonar su carrera como estrella pop se convirtió en una diseñadora exitosa; está casada con uno de los hombres más atractivos del planeta; tiene los hijos más preciosos que existen y tiene tanto dinero que podría vivir dos vidas más sin trabajar si así lo quisiera. A pesar de tener tantos motivos para irradiar felicidad, nunca sonríe en público.

Según las declaraciones de la ex Spice Girl, dejó de sonreír luego de involucrarse en el mundo de la moda. “Solía sonreír todo el tiempo en las fotografías,” confesó en la revista Glamour. “Dejé de sonreír cuando entré al mundo de la moda. ¡Sí, la moda se llevó mi sonrisa! Me he convertido en esta persona. Esto no significa que no sea yo, pero me atrevo a decir que no es todo lo que soy…es sólo una armadura.” ¡Extrañamos esas épocas en las que compartía sus perlas con el público!

s_bukley / Shutterstock.com

1. Kanye West

Kanye West nunca se caracterizó por ser el más alegre. Por lo general, se lo ve con el ceño fruncido y casi siempre se queja de algo, en especial durante los premios Grammy. Cualquiera pensaría que es una persona miserable aunque, según él, ese no es el caso. Simplemente no sonríe porque así se siente feliz.

“Cuando trabajaba para Yeezus,” el rapero y diseñador le dijo a High Snobiety, “encontré un libro de los años 1800 con tapas de terciopelo y todo eso. Las personas se veían tan reales en esas fotos, sus atuendos eran alucinantes, y ninguno sonreía. Las personas viven preguntándote por qué no sonríes y pienso que es porque así soy feliz. Si les prestas atención a las pinturas de los castillos antiguos, ningún individuo sonríe porque no te hace ver tan genial.”

Tinseltown / Shutterstock.com
Avatar

Mike McAninch

X