Siete celebridades que fueron despedidas por sus propios publicistas

En Hollywood, lo más común es que las celebridades sean las que deciden acabar con las relaciones profesionales — en especial, si tienen que pagarle a alguien para que haga algo por ellos. Como todos sabemos, toda regla tiene su excepción. A veces las mismas estrellas son despedidas por su equipo de trabajo, ya sea su mánager, su publicista o su abogado. En este artículo nos concentraremos en aquellos publicistas que se animaron a perder un cliente famoso. El trabajo de estas personas es hacer que las celebridades se vean bien; no obstante, cuando tienen que trabajar con figuras problemáticas, su rol se convierte en una misión imposible. Si no me cree, ¡siga leyendo y saque sus propias conclusiones!

7. Katherine Heigl

Allá por 2010, Katherine Heigl fue despedida por su propio publicista. Si bien pudimos sacar conclusiones sobre lo que impulsó esa decisión, la actriz se mostró bastante cauta al abordar el tema. “Tengo que decir que hirió mis sentimientos,” confesó en The Telegraph. “Soy una persona comunicativa. Me gustan los buenos debates. Pero las personas piensan que soy una diva. Eso es sólo un rumor que se echó a correr. Me he dado cuenta de que no puedo decir las cosas sin pensar.”

Puede que la verborrea de Heigl haya sido una de las causas principales de la renuncia de su publicista. Nunca le costó expresar sus pensamientos, aún si sus dichos enajenaban a su equipo de trabajo. Incluso catalogó de sexista a “Knocked Up,” la película que la catapultó a la fama. En 2008, recibió un premio Emmy y no tuvo mejor idea que decir que “Grey’s Anatomy” no merecía ganar un premio. Después de eso, la prensa estadounidense le dio la espalda; sin embargo, Heigl no dejó de comportarse como una diva. Con semejante personalidad, no nos sorprende que su equipo de trabajo decida abandonarla.

2

6. Charlie Sheen

Durante su derrumbe público allá por 2011, Charlie Sheen fue abandonado por su publicista, Stan Rosenfield. “He trabajado muchísimo con Charlie Sheen y me preocupo mucho por él,” aseguró Rosenfield. “Sin embargo, en este momento siento que no puedo hacer mi trabajo de forma efectiva, por lo que decidí renunciar en buenos términos.” Como era de esperarse, Sheen se lo tomó bastante mal. Le dio a TMZ su propia versión de los hechos: “No tiene permitido renunciar, así que está despedido.”

En 2013, la ex estrella de “Two and a Half Men” se vio involucrada en un inconveniente similar. Tanto Mark Burg, mánager de confianza, como su publicista Larry Solters y su abogado Jake Bloom decidieron darle la espalda. Sheen estaba muy descarrilado y se negaba a seguir sus consejos. El actor no paraba de hablar mal de sus ex esposas Denise Richards y Brooke Muller y la custodia de dos hijos menores pendía de un hilo. Sheen intentó desmentir los dichos, pero sabemos bien qué pasó.

3

5. Amanda Bynes

Amanda Bynes estaba totalmente desamparada allá por 2012 sin agente, ni publicista, ni abogado. Todos sus colaboradores decidieron darle la espalda debido a los inconvenientes legales en los que estaba metida y por el simple hecho de que era intratable. Una fuente cercana a la actriz le dijo a TMZ que intentaron comunicarse con ella durante un mes antes de renunciar. Ella ni siquiera les devolvía la llamada o se acercaba a sus oficinas a aclarar las cosas. Se dice que su equipo administrativo no pudo hacer nada por ella porque estaba totalmente negada a recibir ayuda.

La ex estrella Nickelodeon no se mostraba muy preocupada por su situación actual. Por lo visto, estaba tratando de dejar atrás su faceta de actriz para dedicarse a la moda. No obstante, su situación no hizo más que empeorar, así que sus padres se presentaron ante la corte para solicitar ser guardianes temporales de las financias y asuntos personales de su hija. Finalmente, acabó por despedirlos. Las únicas noticias que nos llegan de Bynes están asociadas con algún delito. ¡Una lástima! ¿No creen?

4

4. Britney Spears

En 2007, cuando Britney era un desastre en carne propia, todo su equipo administrativo decidió despedirla. Su carrera pasó a estar en manos de una compañía conocida como The Firm. Los demás nunca quisieron brindar detalles de lo sucedido, pero le dieron a entender al público que ya no mantenían ningún tipo de vínculo laboral con la cantante. “Hemos terminado nuestros vínculos profesionales con Britney Spears. Creemos que es muy talentosa, pero las circunstancias actuales no nos permiten llevar a cabo nuestra labor de manera eficiente,” confirmaron en una declaración.

En 2008, sus abogados la despidieron por falta de diálogo. “La comunicación entre Britney y Trope se cortó y es imposible que Trope siga representando sus intereses en estas circunstancias,” explicó la abogada defensora Tara Scott. Algunas fuentes de confianza le comunicaron a TMZ que la firma despidió a Spears porque ella ya no escuchaba sus consejos y no quería cambiar su comportamiento, por lo que su carrera no dejaba de irse en picada.

5

3. Mo’Nique

La publicista de Mo’Nique despidió a la actriz después de que le prometiera que asistiría al Festival de Cine de Nueva York y, luego lo cancelara en el último momento. Una de las principales razones por las que cambió de opinión, es que sentía que no le estaban pagando lo suficiente. Según Roger Friedman de The Hollywood Reporter, Mo’Nique “tiene fama de pedir dinero y después no aparecer” como estrategia para promover sus películas, lo que nunca resulta.

Se dice que Tresa Sanders, la publicista, estaba harta de los pedidos de Mo’Nique. Renunció inmediatamente después de anunciar que su cliente no asistiría al evento en Nueva York. No era la primera vez que pasaba algo así. Tampoco fue al festival de Cannes o al TIFF, aún con tantos rumores dando vueltas de que tenía posibilidades de ganar un Óscar por su papel en “Precious”. Sus actitud irresponsable sin dudas tuvo repercusiones en su carrera. En la actualidad le cuesta muchísimo encontrar trabajo en Hollywood.

6

2. Jessica Simpson

El publicista de Jessica Simpson, Brad Cafarelli, decidió ponerle fin a su vínculo laboral con la cantante en el año 2005. Se comenta que estaba harto de lidiar con Joe, el padre entrometido de Jessica y de pretender que en su matrimonio con Nick Lacey no había problemas. Un par de días después de la renuncia de Cafarelli, la pareja anunció públicamente que se habían separado, debido a que su matrimonio de apenas tres años no iba por buen camino.

Esta no fue la primera vez que la cantante de “With You” tuvo problemas con su equipo de trabajo. Al año siguiente, despidió a su nuevo publicista Rob Shuter por aceptar entrevistas con People y UsWeekly que sugerían que ella y John Mayer estaban saliendo y que existía un romance secreto entre ellos. A partir de ese momento, Simpson comenzó a administrar sus propios asuntos públicos. “Ha sido un proceso muy duro pero de ahora en adelante seré mi propia publicista. Los jefes de tabloides ya están al tanto de la situación. No quiero que nadie hable por mí de ahora en adelante,” comentó la rubia en un artículo para la revista Jane.

7

1. Mariah Carey

Mariah Carey se encontró atrapada en el medio de una batalla de tipo “él dijo, ella dijo” con su ex publicista Cindi Berger. La intérprete de “We Belong Together” asegura que fue ella quien cortó los vínculos profesionales. “He atravesado un largo proceso de reflexión el año pasado… y me hizo pensar si realmente había adoptado una perspectiva saludable (no quiero sonar muy Oprah). Creo que es momento de que nos tomemos un tiempo, Cindi, ya que quiero buscar un nuevo enfoque para esta nueva fase en mi carrera,” se comenta que le confesó Carey a Berger en una carta. El supuesto escrito se filtró misteriosamente en TMZ apenas salió a la luz la noticia de que su relación laboral había terminado.

Si bien el círculo íntimo de la cantante de “Heartbreaker” asegura que ella fue la que llevó a cabo el despido, se rumorea que esa famosa carta nunca llegó a manos de Berger y que ella fue la que terminó el contrato profesional.

X