Seis escándalos y secretos épicos de la familia real

Las celebridades pueden llegar a salirse con la suya muchas veces, pero nada se compara con las familias reales del mundo. Disponen de tanta riqueza y de tanto poder – y de tantos muertos escondidos en sus lujosos roperos de cientos de hectáreas… Los miembros del clan real son muy leales entre sí; si alguno tiene un problema, los demás corren a ayudarlo. ¡Está muy bien! ¿O no?¡La familia es lo más importante! Sin embargo, el comportamiento de algunos de estos individuos es bastante cuestionable. A continuación, le presentaremos a 6 personajes de la realeza ¡junto con algunos de sus secretos más oscuros!

6. Príncipe Carlos

El príncipe Carlos no estaba ni cerca de ser el marido perfecto. Cuando se casó con la princesa Diana, estaba enamorado de Camilla Parker Bowles. Se habían estado viendo en secreto desde principios de los 70 y los encuentros clandestinos no acabaron después de haberse concretado la boda con Diana. Según ella, eso fue lo que arruinó su matrimonio.

Una conversación telefónica íntima del año 1989 entre el príncipe y Parker-Bowles se filtró en los periódicos Today y Mirror en 1992, lo que se bautizó como “Camillagate”. En la grabación los dos amantes se expresaban de manera apasionada su amor e intentaban acordar un destino para poder reunirse en secreto. Este incidente puso en juego la reputación de Carlos, debido a que era una constancia de que efectivamente había estado engañando a la princesa Diana los once años que estuvieron juntos. Él negó las acusaciones y aseguró en 1986 que sólo intentó reavivar la llama del amor con Parker-Bowles una vez que “ya no hubo vuelta atrás” en su matrimonio.

Featureflash / Shutterstock.com

5. Príncipe Enrique

Se sabe que el príncipe Enrique es bastante salvaje. A diferencia de su hermano William, a Enrique le gusta pasarlo bien, lo que, por lo general, es sinónimo de no pensar demasiado en sus acciones. Esto se hizo muy evidente en 2011, cuando fue fotografiado sin ropa, cubriéndose sus “joyas reales”, en una habitación de hotel en Las Vegas después de una partida de strip-billard. “Es una de esas ocasiones en las que actuaba de forma muy traviesa en lugar de comportarme como un príncipe. Es sólo eso,” comentó el joven acerca del incidente.

No es la primera vez que el príncipe causa revuelo. En 2002, confeso que fumaba marihuana. Su padre decidió enviarlo a rehabilitación. En 2004, una ex docente declaró que lo había ayudado a copiarse en uno de sus exámenes. En 2005, el hijo menor de la princesa Diana y del príncipe Carlos se convirtió en el centro de atención por aparecer en una fiesta disfrazado de nazi. Finalmente, en 2009 tuvo que pedirle perdón a un colega del ejército por llamarlo “Paki”, un término peyorativo para referirse a personas de aspecto árabe o musulmán. ¡Está claro que sin Enrique no hay controversia!

caranto / Shutterstock.com

4. Princesa Fergie

Al igual que su ex marido, el príncipe Andrés, Fergie ha estado involucrada en una serie de escándalos, en su mayoría de tipo monetarios. En 2005, salió a la luz un video en el que aceptaba $750.000 de un periodista encubierto que se hacía pasar por un magnate para poder contactar con Andrés. “Quinientas mil libras [lo que equivale aproximadamente a $750.000] cuando puedas, a mí…a puertas abiertas,” le dijo la princesa. “Después se abrirán todos los canales, lo que necesites, lo que quieras…podemos ser de gran ayuda. Si quiere conocerlo, cuídeme a mí y él la cuidará a usted.”

Y las controversias no acaban aquí. En 2011 volvió a estar en el ojo de la tormenta cuando admitió haber recibido ayuda financiera por parte de Jeffrey Epstein, un financiero multimillonario acusado de pedofilia que supuestamente le había presentado a una joven adolescente para que Andrés tuviera sexo. Fergie prometió devolverle todo el dinero, aunque nos gustaría saber cómo. ¡A esta mujer sí que le gusta meterse en problemas!

Everett Collection / Shutterstock.com

3. Princesa Diana

La princesa Diana y el príncipe Carlos vivieron un matrimonio sin amor, lo que los obligó a buscar cariño en otros lugares. Tuvo una aventura con James Hewott por cinco años. Muchos le han encontrado cierto parecido con el hijo menor de la princesa, el príncipe Enrique; sin embargo, el oficial asegura que la relación clandestina comenzó después del nacimiento del niño. Cuando todo acabó, el hombre hizo lo impensable — a cambio de $150.000 le contó todo lo sucedido al Daily Express y unos años más tarde quiso poner en venta sus cartas de amor por £10 millones.

Mientras estuvo casada con Carlos, Diana también salió con James Gilbey. Una conversación telefónica muy apasionada se filtró a la prensa, lo que pasó a llamarse “Squidgeygate”, ya que él la apodaba “Squidgy” o “Squidge.” Esta situación arruinó la pareja. El verdadero amor de Diana fue un cirujano cardiovascular llamado Hasnet Khan. Se vieron en secreto por dos años después de que ella se divorció de Carlos. Se dice que estaba embarazada de Hasnet al momento de su muerte.

(AP Photo/Eduardo Di Baia, File)

2. Príncipe Alberto

El príncipe Alberto de Mónaco fue el soltero marca playboy por excelencia durante muchos años. Salió con todas, desde modelos hasta actrices, mozas y hasta azafatas. De hecho, tuvo hijos con dos de estas mujeres; no obstante, ninguno es heredero al trono. Según una de las mujeres, el príncipe ni siquiera visita a su hijo. También se negó a reconocer a su hija ilegítima hasta que la prueba de ADN confirmó su parentesco allá por 2006. La madre de la niña quiso demandarlo en 1993 pero los cargos fueron retirados por “falta de contacto suficiente entre Albertos y el estado de California como para efectuar un juicio allí.”

En 2011, Alberto se casó con la nadadora sudafricana Charlene Wittstock. Se dice que el matrimonio fue arreglado y circulan rumores de que la futura princesa quiso huir antes del gran día. ¿Qué hizo el príncipe para detenerla? Les ordenó a sus abogados que le confiscaran el pasaporte.

Featureflash / Shutterstock.com

1. Príncipe Andrés

El príncipe Andrés ha sido acusado de acostarse con una adolescente hace más de una década. La mujer que realizó las acusaciones, Virginia Roberts, aseguró que el amigo del príncipe, Jeffrey Epstein, un multimillonario financiero acusado de pedofilia, la mantuvo como su esclava sexual y le ofreció sus servicios a Andrés por $15.000 cuando apenas tenía 17 años. Los detalles son bastante escabrosos. “Empezó a lamerme los pies, entre medio de los dedos y los arcos,” recuerda la joven. “Luego me llevó a su habitación y me hizo el amor, por llamarlo de alguna manera. No me trató de forma agresiva pero tampoco fue amor. Fue algo así como, “voy a acabar con este asunto.””

Tanto el príncipe como los representantes del palacio de Buckingham negaron las acusaciones. “Sólo quiero reiterar y reafirmar los que han dicho mis representantes,” dijo. “Mi foco es mi trabajo.”

Featureflash / Shutterstock.com
Avatar

Mike McAninch

X