Ocho celebridades que no disfrutaron su embarazo

Para algunas mujeres, la época del embarazo es mágica. No obstante, hay otras que opinan todo lo contrario. Vómitos, cambios físicos y hormonas revolucionadas son algunas de las características que encabezan la lista de aspectos difíciles de esta etapa de la vida. Muchas celebridades han salido a contar sus experiencias y dieron detalles lindos, feos y desagradables. Las siguientes 8 madres famosas aman a más no poder a sus hijos pero aseguran que no veían las horas de dar a luz. ¡Siga leyendo y descubra quiénes son!

8. Kim Kardashian

Kim Kardashian y Kanye West dicen que están buscando otro bebé pero, no creemos que sea cierto. Su primer embarazo fue terrible y nos cuesta entender por qué querría pasar por lo mismo una vez más. Cuando estaba embarazada de North vivía quejandose. “Experimenté muchísimo dolor en todas partes. De hecho, estoy dolorida. Me pongo paranoica y empiezo a Googlear cosas y las cosas que encuentro son aterradoras. Estoy fuera de control todo el tiempo,” comentó en E! Special. “Esperé con ansias este momento para hacer o comer todo lo que quisiera pero creo que nada fue lo que esperaba.”

Klhoe también hizo que el embarazo de su hermana sonara como una tortura. “Le duele la espalda, le duele el estómago, le duelen los pies, le duele la cabeza, le duelen los ojos, hasta las uñas le duelen. Además, llora todo el tiempo,” dijo. ¿A Kim le duelen las uñas? Eso sí que es extraño.

DFree / Shutterstock.com

7. Melissa Joan Hart

Melissa Joan Hart ama a los niños aunque estar embarazada no es lo suyo. “Tendría siete hijos si no fuese por los embarazos. Odio estar embarazada — la falta de energía al principio y los cambios en la alimentación,” confesó. “Es un gran proceso de adaptación y te ves obligada a modificar completamente tu estilo de vida por unos cuantos meses.”

Si bien comentó en reiteradas ocasiones que no quería tener otro niño, muchas veces se contradijo. “Me encantaría tener más hijos. Preferiría que fueran bastante seguidos. Cada vez que tengo un hijo, tengo que dejar de trabajar por un año o dos y además de que las responsabilidades aumentan. Quiero estar segura de poder darles la atención que merecen todos. Desearía tener cuatro, pero no puedo prometerles nada en este momento, ” afirmó la actriz. Quizás Joan Hart vuelva a ser mamá en el futuro aunque, por su bien, esperamos que esta vez sea una niña.

carrie-nelson / Shutterstock.com

6. Kelly Clarkson

Cuando Kelly Clarkson estuvo embarazada de su hija River Rose la pasó bastante mal. “Por Dios, era como estar en el hospital,” aseguró. “Fue feo. Es decir, 20 proyectiles al día. De verdad, no exagero. Fue terrible.” A pesar de que fue una etapa complicada, la cantante desea tener más hijos. “Sí, sólo porque ella resultó ser asombrosa,” comentó. “En serio, literalmente, es la bebé más feliz del mundo. Es tan feliz.”

Después de haber dado a luz, Clarkson se llevó un susto tremendo — perdió la voz. “Después de eso, me sentía tan mal que lloraba y bebía vino todo el día,” confesó. “Pensaba, ‘Oh, Dios, ¡no voy a poder volver a cantar jamás!’ Le hablaba a mi marido y no podía parar de llorar, estaba fuera de control, todo el tiempo pensaba, ‘Dios mío, se acabó, estoy perdida. Voy a tener que dedicarme a la caridad.’ Realmente no sabía qué iba a ser de mí.” ¡Gracias al cielo que sólo fue algo temporal!

s_bukley / Shutterstock.com

5. Jaime Pressly

Jaime Pressly no pudo aprovecharse de una experiencia tan bella como es la del embarazo. Para ella, simplemente “apestó.”

“Como madre primeriza supongo que debería dar testimonio de mi maravillosa experiencia. Bien, creo que no va a ser mi caso. La verdad es que amo con locura a mi bebé pero, el resto fue terrible. El embarazo acabó conmigo. Lo odié — odiaba verme gorda. Mis hormonas estaban totalmente fuera de lugar y me comportaba como una lunática, criticaba a mi novio por la forma en la que preparaba mi café. Lo peor de todo es que tenía esa ‘máscara del embarazo’ o decoloración en la piel en todo mi rostro,” comentó en New Zealand Herald. “Es posible disimularlas con cremas pero, como estaba embarazada, lucía desfigurada. Puede que suene arrogante pero estoy demasiado acostumbrada a verme atractiva. Quería llorar todo el tiempo.”

Featureflash / Shutterstock.com

4. Kendra Wilkinson

Los embarazos nunca han sido fáciles para Kendra Wilkinson. Cuando tuvo a Hank, sufrió depresión posparto. Sentía muchísima presión por recuperar su figura de inmediato y no encontraba tiempo para hacerlo. “En ese momento, hacía todo lo que podía por el bebé, aunque me perdí a mí misma y resultó ser algo muy frustrante,” explicó. “Tanta exposición es muy estresante a la hora de bajar de peso, en especial, después de haber sido una chica Playboy.”

Su segundo embarazo le provocó muchísimo dolor. “Me sentía terrible,” comentó. “Llegué a ese punto del embarazo en el que me di por vencida…no he podido ejercitarme porque estoy muy dolorida. Estoy tirada en la cama con mucho dolor. Es devastador. Me está destrozando el hueso pélvico. Ya no puedo ni caminar.” ¡Ouch!¡Suena terrible!

Helga Esteb / Shutterstock.com

3. Kate Hudson

Kate Hudson le ha transmitido al público mensajes bastante confusos sobre estar embarazada. Un día está feliz y, al poco tiempo, expresa lo opuesto. Cuando estaba embarazada de Bing, habló con InStyle sobre lo incómoda que se sentía con su cuerpo. “Lo odio,” aseguró la actriz de “Almost Famous”. “Solía ser talla A y ahora pasé a D. Los senos enormes son sólo divertidos para algunas cosas. Lo peor de todo es que me encanta estar a la moda y algunos atuendos no lucen muy bien con tanto busto. Se ven geniales cuando no estas usando ropa. ¡En ese momento son una verdadera bendición!”

Después se contradijo por completo. De pronto le encantaba la experiencia. Suponemos que le gusta la conexión que siente con ella misma durante el embarazo pero que odia las curvas que desarrolla.

Photo Works / Shutterstock.com

2. Hilary Duff

Hilary Duff no disfrutó nada su embarazo. No podía esperar a que se acabara. “Tuve un buen embarazo y lo disfruté muchísimo pero siento que no soy de esas mujeres que aman estar embarazadas,” comentó en Parade. “Amo a mi bebé y extraño sentir esa conexión cada vez que pateaba pero siento que no estaba tan lista para esto.”

Como muchas otras mujeres, le costó bastante lidiar con la presión de recuperar su figura después de dar a luz. “No tengo ningún otro proyecto en mente más que poner en forma mi trasero,” bromeó Duff. “Tomé clases de Pilates y de Yoga durante mi embarazo pero extraño los entrenamientos demandantes. Después leo los comentarios en mi página de Twitter sobre cómo me muevo en mi clase de Pilates y pienso ‘wow, eso sí que es grosero. ¡Acabo de dar a luz hace un par de semanas!’ Siento un poco de presión aunque, en gran parte, yo misma me la genero.”

Joe Seer / Shutterstock.com

1. Mariah Carey

El embarazo de Mariah Carey fue bastante complicado. Tuvo que lidiar con problemas médicos tales como preeclampsia y diabetes gestacional, lo que volvió aún más desafiante la experiencia. “Me sentía tan incómoda. Estar embarazada de mellizos no se compara con nada en el mundo. Todos me repetían que valdría la pena. ¡Sí, es fácil decir eso cuando no tienes los pies así de hinchados! Fue una época dura para mí,” comentó en una entrevista en 2011 con Home Shopping Network.

Cuando le preguntaron en 2013 si tendría más hijos en el programa “Watch What Happens Live,” la cantante de “We Belong Together” aseguró que ya había tenido suficiente con dos bebés. “Si Nick pudiese dar a luz, claro, por supuesto que sí. Nos encantan los niños,” bromeó. “Aquí está el problema: esto es real. Seré responsable de ellos por siempre. Y lo veo de esta manera, ellos no deseaban este estilo de vida pero ya están aquí.”

Joe Seer / Shutterstock.com
Avatar

Mike McAninch

X