Ocho asombrosas revelaciones del libro de Holly Madison

Hef era súper controlador

Holly declaró que Hef controlaba todo, hasta el más mínimo detalle en la apariencia de sus mujeres. Quería que todas tuviesen cabello largo y rubio, así que casi enloqueció cuando Holly se cortó su sedosa melena. Asegura que la insultó y le dijo que con ese peinado se veía “vieja, vulgar y ordinaria.” ¡Hasta se atrevió a darle una cachetada!

Photo By Rex Features

Photo By Rex Features

A Hef le encantaba generar discordia entre sus mujeres

Holly asegura que Hef era el rey de la manipulación. Le encantaba que sus novias compitieran por él, entonces fomentaba las peleas entre ellas. “Siempre había distintas posturas políticas entre las chicas,” escribió. “A Hef le encantaba jugar a que tenía una novia preferida y esas cosas, creando más competencia.”

Photo By Charles Sykes / Rex Features

Photo By Charles Sykes / Rex Features

Las relaciones sexuales

En su libro, Holly da detalles sobre las orgías, que eran un verdadero ritual de seducción. Según ella, todas las mujeres eran escoltadas hasta el baño, donde se sumergían en una bañera de mármol enorme. A ella la obligaban a ponerse un pijama de franela de color rosa y le pedían que “fingiera” todo.

“Cada vez que pienso en eso me río a carcajadas. Más de un estadounidense ha tratado de imaginarse qué hace Hugh Hefner en una habitación llena de rubias despampanantes. ¿La respuesta? Nada del otro mundo,” escribió. Un grupo de mujeres atractivas se reunía para intimar con Hef. De todos modos, no había nada de intimidad en los encuentros. “Mi turno acababa segundos después de haber comenzado,” bromeó Holly.

Photo by Lionel Hahn/Abaca.

Photo by Lionel Hahn/Abaca.

Disputa con Kendra Wilkinson

Holly y Kendra Wilkinson son verdaderas enemigas. En su libro, Holly describe cómo Kendra las rechazó tanto a ella como a Bridget Marquardt una vez que el rodaje de “The Girls Next Door” acabó. Holly le envió un mensaje de texto y Kendra explotó: “¿QUIÉN ERES? ¡NI SIQUIERA TE CONOZCO! NUNCA FUIMOS AMIGAS. TODO FUE POR TRABAJO.”

A Holly no le afectó demasiado. “Después de eso, borré su número de teléfono. No hemos hablado desde entonces y debo decir que no la extraño ni un poco,” escribió.

MORA/Everett Collection

MORA/Everett Collection

Holly quiso suicidarse

Mientras vivía en la mansión de Playboy, Holly había comenzado a tener pensamientos suicidas. “Quizás fue culpa de la hierba y el alcohol, pero ahogarme parecía ser la única escapatoria racional para el tipo de vida que estaba viviendo,” escribió. “Ya no podía soportar verme tan miserable. Por supuesto que mi familia estaba destrozada, aunque nunca fuimos tan unidos como para que mi ausencia se sintiera.”

Photo by APEGA/ABACAUSA.COM

Photo by APEGA/ABACAUSA.COM

Hef y Holly intentaron formar una familia

Mientras Kendra y Bridget vivían en la mansión, Hef intentó formar una familia con Holly. “Sé que suena ridículo querer tener hijos con alguien de 70 años. Le estás quitando la posibilidad a la criatura de tener un padre antes de nacer. Ahora que soy madre, la idea me parece inconcebible,” confesó. “Pero supongo que era una especie de salida — en muchos sentidos. La última vez que la mansión estuvo libre de mujeres fue cuando Hef estaba casado y vivía con sus dos hijos.”

Por desgracia, las muestras de semen de Hef no servían para el procedimiento, así que Holly decidió irse. “Esa fue la prueba más concreta de que no tenía futuro en la mansión y mis únicas opciones eran pudrirme esperando allí adentro o salir y enfrentarme al mundo real,” escribió.

Photo by Peter Brooker / Rex Features

Photo by Peter Brooker / Rex Features

Hef incluyó a Holly en su testamento

Cuando Holly decidió dejar a Hef por su propio bien, él intentó convencerla de que se quedara tras incluirla en su testamento. “Así de simple, blanco o negro. Estableció que me corresponderían $3.000.000 al momento de su muerte (siempre y cuando permaneciera en la mansión). En ese momento no sabía qué hacer con tanto dinero…pero, de todas maneras, no me interesaba. De hecho, me enfadé con él por haber caído tan bajo. No pude evitar sentirme ofendida. ¿Acaso pensó que podría comprarme? Dejé los documentos sobre la cama de la misma forma en que los había encontrado y nunca más hablamos del asunto,” concluyó.

Hugh Hefner, Holly Madison

X