Diez escándalos de Twitter que se han salido de control

Photo by David Fisher/REX Shutterstock

Cuando se trata de escándalos, todos sabemos que la verdadera magia ocurre en Twitter. Deberíamos rendirle tributo al creador de los benditos #hashtags y cabe aclarar que todo lo que se comparte a través de Hootsuite, Everypost o SocialOomph proviene de la lista de tendencias de la red social del pajarito. Muchas celebridades aprovechan este espacio público para sacar los trapos al sol y, en más de una ocasión, las cosas se salen de control. A continuación, hemos hecho una selección de las diez peleas virtuales más épicas de estos últimos tiempos. ¡Disfrútelas!

10. James Franco

Franco. Ya ni siquiera nos referimos a él por su nombre. Simplemente es Franco. Y ya tampoco nos interesa mucho en cuál de todas las redes sociales se haya metido en problemas. La cuestión es que hubo una época en la que le encantaba coquetear a través de las redes sociales. No es ninguna novedad saber que este tipo se acuesta con cualquier cosa que tenga dos piernas, una cara bonita y respire. Ni siquiera se detiene a corroborar si tiene alguna enfermedad venérea. Bien, cuando intentó conquistar a una jovencita menor de edad, la comunidad de Twitter explotó. Todos reaccionaron con curiosidad, excepto las autoridades. Después de esto, James Franco quedó muy mal parado, aunque logró resolverlo con un “¡ups!” del que todos se rieron.

9. Anthony Weiner

Si un político publica una fotografía de sus atributos en su cuenta de Twitter, ¿Cómo de sorprendente le resulta? Eso fue lo que sucedió con Anthony Weiner, un personaje bastante peculiar. Sí, Weiner le ofreció imágenes de sus partes privadas a una estudiante universitaria de 21 años y cuando ella las quiso vender, él negó todo. Comenzó con la típica excusa: “Alguien hackeó mi cuenta, eso no me pertenece…” Por desgracia, nadie tuvo las agallas suficientes para admitir que se trataba del miembro de Weiner — ni siquiera su esposa. Con el tiempo, no tuvo más opciones que decir la verdad y explicó que había mentido antes porque estaba avergonzado. El escándalo fue tan grande que el legislador estadounidense se vio obligado a renunciar a su cargo.

 (AP Photo/Bebeto Matthews)

(AP Photo/Bebeto Matthews)

8. Shia LaBeouf

¿Recuerdan cuando acusaron a Shia LaBeouf de plagiar su cortometraje? Sí, lo publicó como si fuese propio en varias redes sociales. Y cada vez que lo hacía, Twitter colapsaba de comentarios iracundos hacia su persona. Entonces, Shia se vio obligado a pedir disculpas y no encontró mejor forma que hacerlo por medio de su página oficial. Como esto no fue suficiente para el actor, contrató un avión para que escribiera un mensaje de arrepentimiento dedicado a Daniel Clowes, el autor de la novela en la que basó su proyecto y olvidó mencionar en los créditos. Definitivamente, LaBeouf está más loco que una cabra. ¿No creen?

7. Alec Baldwin

¿Alguien quiere jugar conmigo una partida de “Words with Friends”? Alec Baldwin estaba tan obsesionado con este juego que fue expulsado de un vuelo por no dejar de usar su celular o móvil. El señor utilizó su cuenta de Twitter para expresar su ira contra la aerolínea, que sólo intentaba hacerlo cumplir con el reglamento de la FAA. Esto desató una ola de comentarios tanto a favor como en contra de Baldwin. Cabe aclarar que las personas pueden ser obligadas a dejar el avión por diversos motivos, hasta por cambiar de asiento una vez que la puerta de la cabina se haya cerrado. Lo cierto es que Alec armó un escándalo por nada y obtuvo publicidad gratis por varias semanas. Los culpables fueron los medios por prestarle tanta atención.

6. Tori y Dean

Esperen un momento. ¿Acaso eran los senos de Tori Spelling los que aparecieron de fondo en una publicación de Twitter? Sí, muchachos. Sólo en los Estados Unidos un par de pechos son capaces de provocar semejante escándalo. Dean McDermott — el esposo de Tori — le tomó una fotografía a su hijo pequeño mientras hacía payasadas y (queremos creer que fue sin querer) en la parte de atrás de la imagen quedó inmortalizada la delantera de su esposa. Después de que algunos lo notaran, Dean la eliminó de su cuenta, aunque ya era demasiado tarde. Ya había sido capturada, retuiteada, compartida y, como si esto no bastara, se convirtió en tendencia en todas las redes sociales. Demasiado alboroto por un par de tetas, ¿no les parece?

5. Alison Pill

Todos deberían conocer a Alison Pill, pero son muy pocos los que saben de quién estoy hablando. Su talento excede su nivel de fama, aunque en una ocasión fue casi tan mediática como nuestra querida Miley Cyrus. Los desnudos en Twitter siempre generan revuelo y, en este caso, las cosas se salieron de control por culpa de un descuido. Según Alison, estaba tratando de borrar la fotografía de su teléfono celular y, por accidente, la publicó. ¿Acaso alguien es capaz de creer en este tipo de excusas? Lo dudo. Sería genial que alguien admitiera que le encanta hacer exhibicionismo.

Photo by Rex Features

Photo by Rex Features

4. Amanda Bynes

La vida de la bella y talentosa actriz Amanda Bynes se fue por la borda desde el momento en el que inició su transición de estrella del mundo infantil a adolescente exitosa. Estaba claro que algo andaba mal; consumía drogas constantemente y le resultaba imposible no tener problemas con la ley. De pronto, dejó de lado su sentido común y comenzó a hacer cosas de lo más alocadas. Le dijo a Drake vía Twitter que quería que “asesinara su vagina” y prometió que le devolvería el favor. La situación era tan bizarra que sus seguidores pensaban que alguien había hackeado su cuenta. Como muchos sabrán, ese fue apenas el comienzo de los escándalos en Twitter. Al poco tiempo, Bynes anunció su compromiso y confesó que su padre había abusado de ella cuando era pequeña. Todo esto en apenas 140 caracteres. ¿Qué tal?

Photo by REX

Photo by REX

3. Barack Obama

El presidente Barack Obama aprendió de la peor manera lo fácil que es desatar un escándalo en Twitter en el siglo 21. Esto ocurrió después de que calificara de “estúpido” a Kanye West por interrumpir el discurso de la cantante Taylor Swift en los premios MTV. Todos recordamos ese episodio tan vergonzoso y estamos de acuerdo con que West se comportó como un completo idiota. Entonces, ¿por qué la publicación del presidente Obama generó tanto revuelo? Quizás porque el episodio involucró a una figura tan importante como el líder de los Estados Unidos, que se supone que no debería andar preocuparse por este tipo de porquerías mediáticas.

2. Justin Bieber

Más de una publicación de Biebs podría clasificarse como controversial. Si no me cree, atrévase a decir algo malo de la estrellita del pop y conocerá la verdadera ira de las Believers. Hace ya un tiempo, Emma Roberts tuvo que cerrar su cuenta de Twitter debido a todas las agresiones que recibió por parte de las seguidoras de Justin. Sin embargo, nada se compara con el día en que el cantante publicó una parte de su número de teléfono o cuando compartió con sus seguidores el número de su enemigo personal, que recibió más de 26.000 mensajes en menos de un minuto. Sin dudas, en lugar de considerarse el rey del pop, debería proclamarse el rey de los escándalos. ¡Ay, Bieber, Bieber!

Photo by David Fisher/REX Shutterstock

Photo by David Fisher/REX Shutterstock

1. Ice-T vs. Aimee Mann

Allá por 2010, Ice-T le declaró la guerra vía Twitter a Aimee Mann. Aimme criticó su actuación en la serie Law and Order: Special Victims Unit y el actor le respondió con un “cómete un plato de p***s”. En ese preciso instante, Twitter se convirtió en un campo de batalla y muchos recordaron que Ice-T fue sinónimo de controversia en la década de los 80 y a principios de los 90. Finalmente, Aimee se disculpó y cada uno siguió con lo suyo. ¡Qué perdida de tiempo!

Photo by Amy Harris/REX

Photo by Amy Harris/REX

X