Diez cosas que extrañamos de Friday Night Lights

Source: NBC

Si hablamos de dramas televisivos para adolescentes, estamos seguros de que Friday Night Lights no recibió el crédito que realmente merecía. El show estuvo al aire durante cinco temporadas, desde 2006 hasta 2011; sin embargo, su corta vida no hizo que nos gustara menos. A diferencia de muchas series de su género, Friday Night Lights está basada en una película; muchos aseguran que la serie fue mucho mejor que la versión cinematográfica y, aunque su premisa central era el fútbol, atrajo a todo tipo de fanáticos. Es obvio que no extrañamos a Julie, pero sí que nos da nostalgia pensar en la trama y en los personajes, cuyo encanto tocó nuestros corazones.

10. Coach y Tami Taylor

Kyle Chandler y Connie Britton son unas de las mejores parejas de ficción de todos los tiempos. También extrañamos al entrenador Eric Taylor y a su esposa Tami Taylor; juntos eran geniales. Nos costó decidir si realmente nos atraía el entrenador o sólo nos hubiese gustado tenerlo de padre; definitivamente nos encantaría que Tami fuese nuestra mamá o nuestra mejor amiga. Otro de los tantos motivos por los que FNL no fue “un show adolescente más” es que estábamos más que compenetrados con la historia de estos dos adultos. ¿Cómo una pareja tan adorable pudo tener una hija tan detestable?

Source: NBC

Source: NBC

9. El nuevo elenco

¿¡Los East Dillon Lions!? ¿Bromea, entrenador Taylor? ¿¡Nos pasamos tres temporadas apoyándolo en los buenos y malos momentos de nuestro equipo de secundaria preferido — los Dillon Panthers y, de pronto, nos enteramos que será el entrenador de los East Dillon Lions!? Al principio no podíamos creerlo pero, con el tiempo, logramos encariñarnos con los Lions tanto como con los Panthers. Luke Cafferty (Matt Lauria), Vince Howard (Michael B. Jordan), Jess Merriweather (Jurnee Smollet – Bell) y Becky Sproles (Dora Madison Burge) nos inspiraron a alentar a los Lions en todo momento. Y no, no nos sentimos ni un poquito traicionados al saber que Tim Riggins se asoció con el entrenador Taylor para guiar al nuevo equipo; tampoco nos costó odiar a los Panthers con un mariscal de campo como J.D. McCoy (Jeremy Sumpter). Por supuesto que nos gustaba más el grupo original pero el show fue tan maravilloso que será imposible no extrañarlos a todos.

Source: NBC

Source: NBC

8. Tyra

Jamás habrá una villana más malvada que Tyra Collette, interpretada por la talentosa Adrianne Palicki. Estoy segura de que al principio no le gustaba Tyra (quizás porque conquistó a Tim Riggins) pero, sin dudas, su personaje de a poco se fue convirtiendo en uno de nuestros favoritos. Si bien puede parecer un poco descortés, contrasta perfectamente con la personalidad dulce e inocente de Lyla Garrity. Tyra es segura, inteligente, linda y sarcástica, por lo que sus diálogos e interacciones son intensos y exquisitos. Si bien nunca la perdonaremos por haberle roto el corazón a Landry, verlos juntos fue asombroso. De todos modos, ¡la reunión final de Tyra y Tim no pudo ser más perfecta!

Source: NBC

Source: NBC

7. Landry

Landry Clarke (Jesse Plemons), al igual que Tyra, se vuelve mucho más profundo a medida que transcurre la historia; esa es otra razón por la que FNL es un show inigualable. Es el mejor amigo de Matt Saracen y le brinda un toque humorístico tanto al misticismo de Saracen como al mismísimo entrenador Taylor, que insiste en llamarlo “Lance”. Los fanáticos saben bien que hay muchísimo más detrás de Landry, ya que asesina a un hombre que intenta atacar a Tyra y hace todo lo posible para que no quede involucrada en el asunto. Además, lucha por hacer funcionar una relación a larga distancia con ella y lo hace evidente con su actitud positiva y sus ocurrencias. Extrañamos a Landry y a su banda de death metal “Crucifictorious”, a pesar de que sonara pésimo. Por si acaso, le recordamos las líneas épicas de Landry en los primeros episodios, “Creo que voy a comprarme uno de esos letreros que dicen, ‘Landry Clarke. Totalmente inútil. Equipo de idiotas Allstate.'”

Source: NBC

Source: NBC

6. El fútbol

Sucedieron muchísimas cosas dentro de la cancha; sin embargo, el show no se concentró sólo en eso, lo que significa que no hacía falta ser un experto en deportes para apreciarlo. El fútbol de secundaria es muy importante en muchas ciudades pequeñas y si bien la forma en que FNL lo retrataba era demasiado dramática, se parece bastante a la realidad. Los inconvenientes personales de cada personaje interferían en su desempeño en el campo y, al fin de cuentas, terminaban aprendiendo la lección gracias al entrenador Taylor. El primer episodio nos mostró el final de la carrera del mariscal de campo estrella Jason Street y a la vez tocó otros temas como adaptarse a la vida sin el deporte o ganar una beca estudiantil, como le sucedió a Smash Williams. Conocer en profundidad a los miembros del elenco y luego verlos en acción era emocionante; los alentábamos y celebrábamos sus victorias como si fuesen reales.

Source: NBC

Source: NBC

5. Las relaciones problemáticas

Una de las mejores cosas acerca de Friday Night Lights era que no se focalizaba completamente en los amoríos adolescentes. Aprendimos muchísimo acerca de las relaciones entre Eric y Tami Taylor, Lyla y su padre Buddy Garrity, Billy Riggins y su esposa Mindy y los hermanos Billy y Tim Riggins, claro. Por supuesto que hubo amistades dinámicas; Tim y Jason, Matt y Landry, Luke y Vince pero, hasta las historias de amor adolescente parecían más reales que las de cualquier otro programa de televisión; lo mismo sucedió con el embarazo inesperado de Luke y Becky y con las idas y vueltas de Julie y Matt. Es cierto, cinco temporadas no fueron suficientes; sin embargo, los fanáticos se embarcaron en una montaña rusa de sentimientos desde el primer episodio. Como si todo esto fuera poco, ver a Tim Riggins sin camisa fue sublime.

Source: NBC

Source: NBC

4. Jason Street

La audiencia fue el principal testigo del primer momento emotivo de la serie cuando el mariscal de campo estrella Jason Street (Scott Porter) ve cómo su carrera futbolística se va por la borda en el inicio de la temporada de los Panthers. La lesión de Street es terrible y lo lleva a tener que vivir su vida en silla de ruedas y a dejar atrás sus sueños de un futuro prometedor. Sus esfuerzos por superar el accidente y la separación de su novia, que lo deja por su mejor amigo, lo transforman en uno de los personajes más intensos de la serie.

Source: NBC

Source: NBC

3. Matt Saracen

Después de la lesión de Jason Street, Matt Saracen (Zach Gilford) se convierte en la nueva estrella de los Panthers. Este personaje tiene mucho más con que lidiar que el deporte. La relación con su abuela es una de las cosas más dulces que hemos visto en televisión, ya que ella se encargó de criarlo luego de que su madre lo abandonara y su padre se uniera al ejército. En lugar de interpretar al típico galán atleta, Saracen nos brindó muchísimos momentos emotivos; creemos que deberían haberle dado un premio a Gilford por su actuación en el episodio “The Son”. Adoramos a Saracen y lo extrañamos, aunque aún no logramos comprender su obsesión con Julie. Podría haber conseguido a alguien mejor, mucho mejor que ella.

Source: NBC

Source: NBC

2. Los discursos motivacionales del entrenador Taylor

“Vista clara. Corazones llenos. No hay forma de perder.” Esta frase conmovió tanto a los fanáticos que hasta muchos se lo tatuaron. Las enseñanzas del entrenador Taylor no sólo inspiraron a los jugadores, también llegaron a nuestros corazones. “Cada hombre, en algún momento de su vida, deberá perder una batalla. Va a pelear y sabe que perderá. Pero lo que lo convierte en hombre es que, en plena batalla, no se pierde a sí mismo.” Si eso no lo inspira a luchar por sus sueños, creo que nada lo hará. Su sabiduría iba más allá de los vestidores. Eric Taylor daba los mejores consejos y es el tipo de persona sensata a la que cualquiera querría recurrir en momentos de adversidad.

Source: NBC

Source: NBC

1. Tim Riggins

Existen miles de motivos para extrañar Friday Night Lights pero una de las más importantes es Tim Riggins. Riggins definitivamente fue el mejor personaje del show. Nos encantaba su típica actitud adolescente de beber cerveza y perseguir chicas, aunque nos enternecía cada vez que mostraba su costado dulce con Lyla o cuando ayudaba a Julie. Se le adjudicó de forma injusta el título de “chico malo” porque con su sonrisa y su corazón enorme enamoraba a cualquiera. Era un amigo súper leal y su amor por Texas nos llena de orgullo. ¿Habrá terminado de construir su casa para mudarse con Tyra? ¡Texas por siempre!

Source: NBC

Source: NBC

X