Siete celebridades a las que las cirugías plásticas les han cambiado la vida

Por más absurdo que nos parezca, para algunas celebridades, un pequeño retoque estético puede significarles un gran plus de autoestima. A muchos no nos queda opción. Aunque no estemos conformes con nuestra apariencia, tenemos que buscar alternativas más accesibles para sentirnos mejor. Con las estrellas es diferente; pueden acceder a operaciones de nariz, liposucciones e implantes de senos. Muchas han hablado públicamente de sus operaciones estéticas y aseguran que les han cambiado la vida. No sabemos qué pensar, así que dejamos que saque sus propias conclusiones. A continuación, le presento a 7 famosos fanáticos del bisturí. ¡Siga leyendo y descubra quiénes son!

7. Farrah Abraham

Farrah Abraham se ha hecho varios retoques. Dos implantes de senos, operaciones de nariz y de mentón, rellenos de pómulos e inyecciones labiales. Su primera operación de senos fue en 2011 para “reforzar su autoestima”. Pasó de ser talla A a tener una talla C. “Después de dar a luz a mi bebé, mi busto desapareció. Fue un golpe a mi autoestima,” comentó en una entrevista con UsWeekly. “Dejé de sentirme mujer. Sé que había otras formas de sentirme mejor.”

A Abraham las cirugías estéticas le cambiaron su vida. En mayo de 2014, confesó en HuffPost Live que no estaba conforme con su imagen. “Pasaba horas enteras frente al espejo y llegué al punto de desperdiciar un día completo por culpa de ese tema, entonces quise operarme y no creo que sea algo malo… no modifiqué mis rasgos ni mi etnicidad, ni mucho menos mi esencia,” explicó.

6. Lisa Kudrow

Lisa Kudrow se arregló la nariz a los 16 años y asegura que eso cambió su vida para bien. “Fue un antes y un después en mi vida,” confesó en una entrevista con The Saturday Evening Post. “Mi mente pasó de modo horrible a aceptable. Me operé el verano antes de cambiarme a otra escuela secundaria, así que muchas personas no sabían lo horrible que me veía antes. Fue un cambio muy, muy, muy bueno.”

La actriz de “Friends” tomó la decisión de someterse a una cirugía estética en plena adolescencia. Sus dos mejores amigas acababan de abandonarla. “Esto sucedió en séptimo grado; después de sexto grado me cambié a otra escuela. Por eso ellas conocían a otras personas y yo no. Con el tiempo se cansaron de que fuese tan apegada a ellas,” contaba Lisa. “Me dijeron, ‘Por tu propio bien, tienes que aprender a vivir como si nosotras no estuviéramos.’ Fue muy doloroso. Muy duro.”

5. Tori Spelling

Muchos meses atrás, UsWeekly comentó que Tori Spelling tenía en mente hacerse un par de retoques para levantar su autoestima. Según una fuente cercana a la actriz, seguía muy molesta con su esposo Dean McDermott, que la había engañado con una canadiense y necesitaba reforzar su seguridad. “La infidelidad de Dean significó un golpe muy fuerte en su autoestima,” explicó un allegado. “No se siente bien consigo misma y necesita un cambio.” Se rumoreaba que la estrella de reality show consideraba renovar sus implantes de seno, al igual que inyectarse Botox y estirarse el rostro. Otra persona de su círculo íntimo desmintió las sospechas y aseguró que Spelling se sentía más segura que nunca y que sólo se realizaría la operación de senos porque sus implantes anteriores ya habían expirado.

Cualquier espectador de “True Tori” sabe bien que Tori es insegura, así que los supuestos rumores no son para nada descabellados.

4. Jillian Michaels

Jillian Michaels piensa que las cirugías estéticas son algo positivo, siempre y cuando no se conviertan en una obsesión. Para ella, el secreto está en la moderación. “No es que el aspecto físico defina a una persona, pero hay ciertas cosas que generan muchísima inseguridad,” explicó. “Entonces, si hay algo que te gustaría retocar y que te dará mayor seguridad, lo apoyo. Creo que tiene que ver con hacerlo por las razones correctas.”

Cuando estaba en la secundaria, sus compañeros se burlaban de su aspecto. Según Michaels, pesaba 80 kg y su nariz tenía “el tamaño de una pelota de softball.” Decidió operársela para acabar con las burlas y así recuperar la confianza en sí misma. “Me operé la nariz,” confesó. “Me sentí mucho mejor conmigo misma. Realizarse una cirugía plástica es una decisión muy personal.”

3. Kyle Richards

En 2012, Kyle Richards se hizo una liposucción para deshacerse de los rollitos michelines. Según ella, la operación mejoró considerablemente su autoestima. “Después de dar a luz a cuatro niños, sin importar qué ejercicio hiciera, los michelines no desaparecerían,” declaró en una entrevista para la revista Life & Style. “¡La cirugía me hizo sentir mejor!” Sin embargo, ese no fue el único procedimiento quirúrgico que aumentó su autoestima. En 2006, se arregló la nariz, lo que la hizo sentir “menos acomplejada.” “Mi doctor dijo, ‘Apenas vamos a retocarla, ¡ni tu madre se dará cuenta!” comentó. “Las cirugías plásticas me permitieron volver a creer en mí.”

Kyle no se ha vuelto a operar desde la liposucción, aunque se inyecta Botox con regularidad. Trata de no excederse, por eso aún puede mover ciertas partes de su rostro que algunas “amas de casa” no. “Mira, puedo mover mis cejas,” bromeó. “¡Esto no se ve seguido en Beverly Hills!”

2. Kylie Jenner

Según Kim Kardashian, la pequeña Kylie siempre se ha sentido insegura de sus labios y es por eso que decidió inyectarse relleno temporal. “La vi sufrir bastante por ese tema,” aseguró. “Es decir, a los 10 años solía preguntarme, ‘¿Por qué mis labios no son grandes como los tuyos?’ Y al verla tan insegura…la aconsejé y no me arrepiento de haberlo hecho. Creo que le dio mucha confianza en sí misma.”

Kim también comentó que Kylie conoce bien los límites y no desea realizarse ningún otro retoque. “Sé que hay límites. Creo que es necesario reconocer las diferencias,” explicó Kim. “Eso la hizo sentirse mejor consigo misma y creo que ahí es importante marcar la diferencia, y ella lo sabe bien. No le interesa hacerse nada más.”

1. Kaley Cuoco

Kaley Cuoco tenía apenas 18 años cuando se operó los senos y asegura que fue la mejor decisión que pudo tomar. “Es una de las mejores cosas que he hecho,” confesó en una entrevista con la revista Cosmopolitan. “Me encantan. Estoy súper feliz. Lo volvería a hacer de inmediato.”

En una entrevista con la revista Redbook, nos recordó cuán conforme estaba con su cambio. “¡No tenía busto!” se quejó. “¡La cirugía fue lo mejor que me pasó! Siempre me sentí desproporcionada. Los implantes me hicieron sentir más segura con mi cuerpo. No se trataba de convertirme en una estrella porno o de querer ser más sexy y atractiva.” Si bien su intención no era esa, creo que el resultado fue inevitable. En la mayoría de los episodios de “The Big Bang Theory” luce prendas bastante escotadas.

X